De ruta por Galicia: fin de semana en Carnota

Hace justo una semana volvía de Carnota con una sonrisa en la cara. Pasamos todo el fin de semana en esta zona de la costa gallega, una de mis favoritas, y pude hacer casi de todo: pasear por la playa, montar en kayak y comer muy muy bien!!! Nos quedamos a dormir en el hotel Meiga do Mar, en Caldebarcos, un lugar precioso pegado a la playa perfecto para desconectar y disfrutar de Carnota. Aquí van algunas de las actividades que hicimos y una pequeña guía por si os acercáis por la zona!

Despertarte con el sonido del mar

El hotel Meiga do Mar está a un paso del mar. De hecho, las olas se escuchan por la mañana desde la cama. Nuestra habitación tenía terraza y era un gusto levantarse por la mañana y disfrutar del azul del Atlántico. Además, aprovechamos para hacer dos paseos largos por la playa: la teníamos prácticamente sola para nosotros. Sin duda, para mí fue un puntazo que nos pudiésemos despreocupar del coche, tanto para bajar a pasear como para salir a cenar por la noche (hay varios restaurantes casi al lado). El hotel, que inicia temporada ahora en Semana Santa, también acaba de estrenar spa.

Mi experiencia en kayak

Mi primera vez en kayak fue mejor de lo esperado. No las tenía todas conmigo: en todas las situaciones que me había imaginado me veía cayéndome al agua. Por suerte, volví sequita a tierra. Hicimos una ruta en kayak hasta la cascada do Ézaro con Atlantis Adventure. La excursión es una pasada: casi puedes tocar la cascada. Desde el agua, con el viento en calma y el monte Pindo de fondo, la ruta es súper recomendable! Lo pasé genial y me encantaría repetir de nuevo en verano!

Comer bien!!!

Una buena comida forma parte de cualquier excursión por Galicia. El sábado fuimos a comer a Morada da Moa, en O Pindo. Me encantaron los mejillones con mojo picón, brutales! También un plato con grelos, langostinos y huevos que estaba increíble! El restaurante está a medio camino entre O Ézaro y Carnota y tiene una pequeña playa preciosa al lado para dar un paseo después de comer.

El sábado por la noche fuimos a cenar a Casa da Crega, un clásico en Carnota. Solo puedo decir cosas buenas de este sitio: nos atendieron genial y el arroz de marisco (la especialidad de la casa) estaba increíble. ¡Estoy deseando volver!

Por recomendación de Adrián, el director del hotel Meiga do Mar, fuimos a comer a A Xouba, en Lira. Esta taberna marinera tiene una terraza con vistas al mar. Comimos genial: salpicón, mejillones y zamburiñas! Riquísimo todo!

Y, aunque esta vez no nos dio tiempo a ir, hay otro restaurante con vistas al mar para apuntar en la ruta por Carnota: Fontevella, en Caldebarcos. Este sitio es perfecto para comer la clásica parrillada de pescado.

Las vistas

Lo mejor de esta zona son las playas, como la de Carnota, con sus espectaculares vistas, y la carretera que bordea el mar. También subimos al mirador de Louredo: desde lo alto, si las vistas están despejadas, se puede ver toda la inmensidad de esta zona.

¡Y hasta aquí mi experiencia en Carnota! Si queréis ver más planes por Galicia podéis pinchar aquí. ¡Muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top