El packaging: bonito por fuera y por dentro

No hay nada que entre más por los ojos que un bonito packaging. Me encanta cuando compro algo y me llega el paquete a casa. Disfruto del momento de abrirlo con cuidado e ir viendo, poco a poco, todos los detalles que lo acompañan. De hecho, no sé si os ha pasado, pero alguna vez me llevé una pequeña decepción cuando la compra llegaba envuelta en un plástico. Son los detalles los que cuentan: es importante el contenido, pero lo es casi tanto (o más) el contenedor. Así que hoy he decidido hacer un post recopilando algunas ideas para todos los que tienen un pequeño proyecto o negocio y quieren hacer más atractivo vuestro packaging.

Cordones de yute y flores secas

Se le puede dar un toque a las cajas de cartón para embalaje añadiendo pequeños detalles. Cuando preparo algún paquete me gusta que, además de la caja, también haya elementos que la acompañen. Una buena forma de darle un toque es añadiendo una lazada con cordones de yute. Esa mezcla de materiales le da un aspecto muy natural que siempre gusta. ¿El toque maestro? Añadir a la lazada de yute un pequeño ramito de flores secas. Podéis aprovechar ramos que ya no uséis: por ejemplo, las ramitas de eucalipto que venden frescas se secan súper bien si las dejáis sin agua y siempre quedan ideales en un paquete. Cualquier ramita seca va a hacer que el paquete se vea más bonito.

Para los paquetes más pequeños, es fácil encontrar sobres con burbujas online. Son cómodos, y una forma de que el paquete quede más bonito es envolver el contenido en papel de seda. Un truco que uso para los paquetes es perfurmar antes el papel de seda con mi fragancia favorita. Es genial cuando abres la caja o el sobre y te sorprende un olor agradable.

Reciclar

Otra idea que me parece superbuena es, en el caso de las marcas de moda, aprovechar retales de tela para atar los paquetes. Les da mucho color y además es una idea sostenible porque no se desperdicia ningún material. Al final se trata de aprovechar los recursos que tenemos para no generar más desperdicio. Y usar los retales en el packaging es una idea original y un detalle que hace que el paquete se vea más personalizado.

Otra forma de personalizar un paquete para hacerlo más atractivo es añadir una pequeña nota en el interior. Soy un poco nostálgica y me encantan las postales. Hacer unas bonitas postales de la marca y escribir una pequeña nota en ellas antes de añadirlas a la caja es un detalle que no cuesta mucho y que siempre gusta. Es una forma de demostrar que has puesto mucho cariño a la hora de preparar el paquete.

Estos son solo algunos trucos que hacen que resulte más atractivo cualquier pedido que enviéis. Me encantaría saber si vosotros tenéis alguna idea diferente que haga que el packaging se convierta en la estrella de cualquier compra. ¡Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top