Lost in… California. San Francisco (II): Painted Ladies y Hayes Valley

Painted Ladies

Segundo día de ruta por San Francisco! Todavía con un poco de jet lag (creo que no me pasó hasta el cuarto día), nos pegamos otro madrugón para recorrer la ciudad. La primera parada estaba clara: visita a las Painted Ladies, en Alamo Square. Las famosas casitas de Padres Forzosos son una de las postales más famosas de SF. Es cierto que la ciudad está llena de casas de colores espectaculares, más que éstas, pero la gracia de las Painted Ladies es la vista de todo el skyline de SF que asoma por encima de sus tejados. Para verlo hay que subirse al campito que hay justo en el otro lado de la carretera y tener paciencia para poder sacar una preciosa foto sin veinte personas detrás haciendo lo mismo ;)).

Desayuno en Hayes Valley

De las Painted Ladies nos fuimos al barrio de Hayes Valley. Es un sitio precioso, con mucha vida, lleno de tiendas diferentes y restaurantes. Tenéis que entrar en la tienda de Aviator Nation y sentaros en su piano. Por un momento me sentí Amaia. Aunque yo no toco el piano, pero… No pasa nada. Desayunamos unos huevos (soy adicta, como Michael Phelps) en Le Boulanguerie (la reconoceréis por su fachada azul). En su web podéis leer la historia de esta famosa cadena de pastelerías de SF, que empezó en 1990 hasta que en el año 2012, su fundador, el pastelero Pascal Rigo, vendió sus croasanes y todas sus delicias a Starbucks. En 2015 puso de nuevo el horno a funcionar y abrió de nuevo con el nombre de Le Boulangerie.

Me encantó el momento en el que nos sentamos en la terraza y, mientras planeábamos nuestro viaje a Joshua Tree, una pareja que estaba en la mesa de al lado empezó a hablar con nosotros sobre las maravillas del desierto, y lo peligrosos que es ir a Death Valley en agosto, en especial con el cambio climático. Tenía razón Greta Thunder: le hemos robado su infancia.

Tranvías en Lombard

Después de pasear y curiosear por las tiendas de Hayes Valley (recuerdo una de zapatillas en la que había un grupo de chicos haciendo cola esperando a que abriese para comprarse las últimas Jordan), nos subimos al coche y volvimos a Lombard Street para verla de día. Con un solazo y un montón de turista, nos cruzamos con otra postal de San Francisco: el cruce de tranvías, que suben y bajan como un tobogán por las enormes avenidas de SF.

Pasamos la tarde en el parque de Presidio, donde dimos una vuelta por lo alto del acantilado frente al Pacífico con vistas al Golden Gate. Kirstin nos contó que es fácil encontrarse diferentes climas dentro de SF: es posible que estés a más de 20 grados en Dolores Park y que te congeles de frío en Presidio Park. Con un poco de viento, caminamos por el parque hasta el Golden Gate y vimos cómo poco a poco se iba cubriendo de niebla. Nosotros tuvimos la suerte de poder verlo de las dos formas, pero creo que la más auténtica, las mágica y misteriosa, es la vista del puente rojo cubierto por la niebla.

Vuelta a casa y cambio de look para una cena en Chinatown con los amigos de Kirstin y Jesús. El cierre perfecto para un día increíble en esta ciudad que me enamoró por completo y a la que solo deseo volver lo antes posible. ¡Espero que os haya gustado el post de hoy! ¡Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios! ¡Podéis leer la primera parte del viaje aquí!

3 thoughts on “Lost in… California. San Francisco (II): Painted Ladies y Hayes Valley

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top