Lost in… Iceland. Blue Lagoon

Blue Lagoon

Uno de los planes que más ilusión me hacía en Islandia era el de bañarme en Blue Lagoon. Lo había visto en un montón de fotos y en muchos reportajes en la tele. Tenía curiosidad por saber qué se sentía al bañarse en el agua azul llena de azufre símbolo de la isla. Y la experiencia no pudo ser mejor!!!! 

Cómo ir a Blue Lagoon

Dejamos la visita a Blue Lagoon casi para el final del viaje. Está muy cerca del aeropuerto de Reikiavik, a unos 40 minutos. Se pueden comprar las entradas con antelación a través de su web. Y eso es lo que os recomiendo que hagáis si tenéis pensado ir. Además de que es mucho más práctico, es posible que si lo intentáis visitar durante la temporada alta os encontréis con que la mayor parte de las horas están reservadas.

Nosotros reservamos una vez estábamos ya en Islandia y ya tuvimos que conformarnos con las horas que quedaban libres. La entrada a Blue Lagoon es cara: nosotros pagamos 70 euros por persona solo por entrar. Cuando llegas te dan una pulserita, que será tu llave para la taquilla y también tu monedero en caso de que quieras tomarte algo en el bar mientras estás en el agua. Los bañadores son la prenda más cómoda para darte un chapuzón termal en Blue Lagoon. Yo llevé uno blanco con aberturas del año pasado.

El momento de quitarte la toalla y quedarte en bañador con el frío que hace fuera del agua es un poco impactante. Pero una vez te sumerges en el Blue Lagoon no sabéis el placer que da!!!! No quería salir del agua!!!! Por supuesto, aproveché que estaba allí para embadurnarme la cara de mascarilla y vivir la experiencia termal completa.

Aquí os dejo con unas fotos de mi baño en la laguna azul de Islandia. ¡Espero que os gusten y que tengáis un buen fin de semana! ¡Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

Deja un comentario