Lost in… Marrakech. Berber Lodge

berber lodge

J.R.R. Tolkien tardó 16 años en escribir “El señor de los anillos”. Yo 138 días en publicar el segundo post sobre nuestro viaje a Marrakech en mayo. Pero, como más vale tarde que nunca, aquí está el resumen de nuestro segundo día en Marruecos. Siguiente parada: Berber Lodge.

Vida bereber

Os hablé de él en este post. Fue uno de los motivos que determinó la fecha del viaje: quería, sí o sí, pasar al menos una noche en este paraíso bereber. Solo quedaba una noche disponible en su web, así que esa era nuestra oportunidad. Está a unos 40 kilómetros de Marrakech y para llegar contratamos un taxi a través de Berber Lodge que nos vino a recoger a nuestro riad en la Medina: Ryad Dyor (podéis ver más info sobre este alojamiento aquí).

El camino hasta Berber Lodge no se me olvidará nunca: escuchando Gypsy Kings en Youtube, entre el paisaje desértico de Marruecos, rumbo a las montañas del Atlas. Al llegar a este pequeño alojamiento rural nos dejamos llevar por el ritmo bereber. Nos recibieron con una limonada y mucha paz. Cada habitación ocupa una pequeña casita rosa, llena de detalles, de alfombras mágicas, cojines marroquíes y lámparas antiguas. Podéis ver la nuestra, la número 7, en las fotos. Por la noche todo se queda a oscuras y de madrugada puedes escuchar la llamada a la oración. A las seis de la mañana es posible que te despiertes con el canto de los pájaros. ¡Una maravilla!

Alrededor de Berber Lodge no hay nada. Solo un campo amarillo increíble, un castillo de fondo, algún pastor con sus ovejas y la paz más absoluta. La cocina, en la que preparan platos tradicionales, funciona todo el día. Nosotros disfrutamos de una comida bereber cuando llegamos. ¡Creo que fue el hummus más rico que tomé nunca! Después, tarde en la piscina y una puesta de sol increíble con una botella de vino rosado en el medio del jardín de olivos.

Tienes un montón de espacio para andar a tu aire, y si eres fan de la fotografía no podrás dejar de hacerle fotos a todo! Cada rincón está lleno de detalles, es como estar dentro de una revista de decoración. De hecho, ya de regreso a España encontré un reportaje de moda de Yodona en Berber Lodge.

Es fácil pasar un rato hablando con el dueño de todo esto: el diseñador Roman Michel Ménière, mitad francés-mitad suizo. Podéis conocer más sobre su historia y la de Berber Lodge en este reportaje de The New York Times. Como, por ejemplo, la participación de los diseñadores de estudio KO, amigos de Michel Ménière y autores del museo de Yves Saint Laurent en Marrakech, participaron en el diseño de Berber Lodge. Con Michel Ménière está su madrina, una encantadora señora que siempre tiene una sonrisa para ti.

El desayuno

Cuando llega el momento de desayunar siempre me siento como una niña pequeña: me emociona ver que me voy a encontrar en la mesa. El de Berber Lodge estaba riquísimo y el sitio no podía ser más ideal. Más fotos, piscina y a hacer las maletas. El relax bereber se acaba por hoy.

¡Si estáis pensando en ir a Marrakech os recomiendo que paséis una noche aquí! Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

www.berberlodge.net





 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.