Objetivo: reformar la casa

Estoy enganchada a los programas de reformas. Me encanta ver cómo cambia el aspecto de las casas con pequeños detalles. Uno de mis objetivos es reformar mi casa: sueño con cambiar el dormitorio, el baño y, sobre todo, la cocina. Pero mientras esto no pasa voy guardando inspiración de otros proyectos, de reformas pisos Barcelona, y de cambios en casas por todo el mundo. ¡Aquí van algunas ideas!

La cocina, el corazón de la casa

Es mi obsesión: tener una cocina grande, llena de luz y con muchas baldas con toda la cerámica a la vista. He visto reformas de cocinas en Barcelona con un aire muy mediterráneo, con estanterías blancas, cocinas súper sencillas abiertas y con mucha luz. Cocinas modernas, pero que al mismo tiempo tienen un toque más clásico. Si tuviese que definirlas diría que la cocina ideal es la que me recuerda a la que había en casa de mi abuela.

Creo que la cocina es un espacio para vivir, así que encantan las habitaciones amplias para poder cocinar, las cocinas llenas de vida con muchas plantas y fruteros repletos de naranjas. En las que se mezcla la madera con el mármol. De hecho, me encantaría tener una gran isla con una encimera de mármol.

Baños de colores y de microcemento

Si reformase el baño cambiaría por completo el concepto de baño tradicional. Me encantan los baños con muebles de microcemento. También en los que hay muebles antiguos que en otra vida formaron parte de otra estancia de la casa. Piezas envejecidas por el paso del tiempo y que cuentan historias. Y, por supuesto, mi súper sueño: tener un baño de azulejos rosas. Me enamoré de ese color cuando viajé por primera vez a Comporta hace un par de años. Creo que es un color súper relajante y fotogénico. Es el color más instagrameable y además da sensación de hogar. Me recuerda al momento en el que Zoe Kravitz se mete en la bañera en la serie “Alta Fidelidad”. Ese momento de ella dándose un baño, con todo el fondo rosa de los azulejos, es genial.

Una habitación con textura

Si pudiese hacer una reforma en el piso en el que vivo cambiaría por completo la habitación. Me encantan las paredes en tonos vainilla. Me encanta la ropa de cama de lino y las alfombras en tejidos naturales. Las habitaciones sencillas, pero con complementos como mantitas y cojines que le den textura. También las mesitas de noche de madera, tipo troncos, que le dan más calidez. Creo que el dormitorio tiene que ser un espacio limpio y sencillo para desconectar. Un espacio en el que desconectar.

Al final cada casa es un mundo y un reflejo de la personalidad de cada persona. Mis favoritos son los espacios en los que se nota que hay vida, muchos elementos de madera, muchos libros y plantas. Y vosotros, ¿con qué tipo de casa os quedáis? ¿Tenéis en mente hacer algún tipo de obra o reformar la casa? ¡Besos y muchas gracias por vuestras y visitas y comentarios!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top