Cinco cosas que quiero hacer cuando acabe el confinamiento

Resumen de mi confinamiento. A estas alturas he hecho rosquillas de anís. Bailé sola en la cocina con un directo de música en Instagram y una copa de vino en la mano. Practiqué pilates por primera vez en el salón de casa. Me creí pulpeira por un día y cocí y preparé mi primer pulpo á feira. He llorado más de lo normal. Cargué el móvil más veces que nunca para aguantar el ritmo de videollamadas. Brindé casi a diario con amigas. Me abrí una cuenta de TikTok. Hablé por primera vez con mis vecinos por la ventana. Me acordaré siempre de esta nueva forma de vida, de todo lo aprendido estos días. Y aunque soy feliz en mi nueva etapa de repostera, ya he empezado a hacer algún plan para cuando acabe la cuarentena. ¿Sabéis que cinco cosas quiero hacer cuando podamos salir de casa?

Hacer una reforma sin obra en la cocina

Os confesé en este post que mi deseo cuando todo pase es preparar un churrasco con mis padres en Corme. Pero mientras no llega el gran momento, estoy aprovechando estos días para recopilar ideas y planificar alguno de los cambios que me gustaría hacer en casa cuando vuelva la normalidad. Uno de ellos: darle un pequeño lavado a la cocina. En mi perfil de Pinterest podéis ver la cantidad de cocinas PERFECTAS que he ido guardando a lo largo de los años. Estos días también me está ayudando a coger ideas Elena, @sshopppingsstyle, en nuestras conversaciones de Whastapp. Pasamos de hablar del último bolso de Bottega Veneta a cuál es la mejor pintura para cubrir azulejos. Y eso es lo que me gustaría hacer en la cocina: pintar los azulejos y las puertas de los armarios, cambiar la encimera y el fregadero y añadir unos estantes de madera con plantas.

Pintar el baño de rosa

Sí, de rosa! Estoy obsesionada con ese color. Es mi color favorito. Sueño con tiendas rosas, con cafés rosas… En A Coruña ya he encontrado mis rincones rosa favoritos: Nima, la tienda que le encantaría a Wes Anderson, y Daji Room, un espacio precioso para organizar eventos. Y yo también sueño con tener mi rincón rosa en casa. Así que pensé, ¿por qué no en el baño? Aquí os dejo con algunas ideas que seguro que os hacen desear tanto como a mí una pared rosa en casa.

Incorporar nuevas plantas al salón

Me encantan las casas llenas de plantas. Lo confieso: me gusta la paz que dan, lo bonitas que quedan, pero soy un desastre cuidándolas. Por suerte, mi novio se encarga de hablarles, de darle mimos y de regarlas. Deben estar contentas, ¡porque no paran de crecer! Tenemos una muy especial que compramos en Espai Joliu en Barcelona (podéis ver este increíble café con plantas aquí) que se vino con nosotros en el avión. La pobre sobrevivió en en nuestro regazo en la fila 29 de Vueling. También un aloe vera viajera que me regalaron en un brunch de Garnier y se vino con nosotros en el coche desde Madrid. O una platanera enorme que llegó a casa con dos hojitas y ya va por 12! Hay muchos cactus y hasta un ficus retusa. Así que ya sé qué hacer cuando acabe el confinamiento: me encantaría llenar el salón con más plantas. Y convertirlo en algo así. Os dejo con una selección de fotos para soñar desde el sofá de casa.

Una colcha de lino

En las rebajas de invierno me compré mi primer juego de sábanas de lino. Además de bonitas, son súper calentitas, estoy muy feliz con ellas. Ahora voy a por la funda para el nórdico y, sobre todo, a por una colcha de lino. Me encantan las habitaciones llenas de texturas naturales. De materiales que transmiten calma y paz y que recuerdan a un eterno verano. Como tengo mucho tiempo para rastrear las redes en busca de cosas nuevas, estos días estoy dedicando más tiempo que nunca a buscar cuentas de decoración en Instagram. Y en ese rastreo encontré DeLenzo. Os recomiendo que echéis un vistazo a sus productos de lino.

Platitos nuevos

No tengo más de dos platos iguales en casa. Pero no me importa, me encantan las vajillas incompletas, llenar una mesa con platos que cuenten una historia. Estoy enamorada de unas piezas de Duralex que compramos en Varaston y que me recuerdan a cuando vivía con mi abuela en Corme. Cuando pase la cuarentena quiero incorporar platos nuevos. ¿Mis favoritos? El modelo Platera de Branqueta, hechos con mucho cariño en un taller de A Coruña. Por cierto, ¿adivináis de qué color son? Evidentemente, rosas.

Sé que lo más importante ahora es la salud, que poco a poco todo vuelva a la calma. Pero, de vez en cuando, no está mal soñar un poco. Y tú, ¿ya sabes qué hacer cuando acabe el confinamiento?

Fotos vía Pinterest y Branqueta

8 thoughts on “Cinco cosas que quiero hacer cuando acabe el confinamiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top