En busca de la casa perfecta tras la pandemia

Hace justo un año que empezábamos a salir de nuevo a la calle después de dos meses de confinamiento. Recuerdo como si fuese hoy el primer churrasco con mis padres. Era uno de los planes que tenía en mi lista de deseos para la vuelta a la normalidad. En esa wishlist había más propósitos, entre ellos, hacer cambios en el piso en el que vivimos y construir una pequeña casita en Corme. Creo que esa necesidad de buscar un nuevo lugar en el que vivir fue algo general que hizo que se activase, más que nunca, el mercado inmobiliario.

Buscar un nuevo hogar

Lo he visto claramente en Instagram: muchas de las personas a las que seguía decidieron mudarse, cambiar de casa o reformar sus viviendas. De vender piso en Barcelona a comprarse una casa en el medio de la naturaleza en Cantabria. Otras directamente hicieron las maletas, cargaron el camión de la mudanza y se fueron a vivir a otra ciudad: algunas decidieron vender su casa en Valencia y trasladarse a otra con jardín. Yo misma me planteé dejar nuestro actual piso en A Coruña para empezar de nuevo en un piso diferente. Al final, pasar tanto tiempo encerrados nos hizo darnos cuenta de lo importante que es el hogar, de vivir en un sitio en el que nos sintamos bien y cómodos. De rodearnos de cosas que nos hagan felices.

Lo bueno de este interés por el mercado inmobiliario es que se reactivaron las posibilidades de comprar y vender. Cada persona es un mundo y tiene distintas necesidades y es posible que lo que busque yo en un piso no tenga nada que ver con lo que necesitas tú. Por ejemplo, si ahora mismo me cambiase de casa seguramente buscaría uno con menos metros cuadrados, pero con otras características que no tiene la actual. Un espacio pequeño, pero abierto y con mucha luz. Un piso que tuviese una bonita cocina para seguir cocinando y aprendiendo a hacer más recetas. Y, sobre todo, un baño que pudiese pintar de rosa, otro de mis deseos de pandemia.

vender piso

El lugar soñado

Un piso o una casa vacía es como un diario con las hojas en blanco. Con el tiempo todos evolucionamos y es posible que nuestros gustos de ahora no sean los mismos que los de hace diez años. Y la situación que vivimos en el 2020 aceleró todavía más esas sensaciones. El lugar en el que vivimos dice mucho de nosotros: habla del momento en el que nos encontramos, de nuestras inquietudes. Y creo que este es un buen momento para dar rienda suelta a nuestros sueños, para sacar adelante esos proyectos con los que siempre habíamos soñado.

Me encantaría saber vuestra opinión sobre esto: si la pandemia cambió vuestra forma de ver la vivienda. Si os gustaría vender vuestro piso y empezar de nuevo en otro lado o si estáis pensando en comprar una segunda vivienda con otras características. Yo sigo adelante con mi sueño de una casa en Corme, os lo iré contando por aquí. ¡Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top