Lost in… Marrakech. La ciudad roja

Salam! Bienvenidos a la ciudad roja. Si me dicen hace unos años que me iba a enamorar perdidamente de Marrakech no me lo hubiese creído. Pero así fue. Todo lo que ves en Instagram se queda queda corto. El tiempo pasa lento mientras bebes té con menta y escuchas la llamada a la oración. Mientras te pierdes por las calles del zoco y saludas con la mano a los vendedores. “Mañana será otro día y otra ciudad distinta”, le dice uno de ellos a una turista española que promete volver al día siguiente. Marrakech es así: puedes pasar doscientas veces por el mismo callejón que te parecerá siempre diferente.

Primera parada: Ryad Dior

Para nuestro viaje de ensueño a Marrakech me preparé a conciencia. Fui guardando durante semanas en una carpetita en Instagram todos los sitios a los que quería ir. Y también, en los que quería alojarme. Fue una semana mágica, saltando de riad en riad por la Medina de Marrakech, y con una pequeña escapada al Atlas. Volamos desde Madrid (previo avión A Coruña-aeropuerto de Adolfo Suárez) con Iberia y llegamos a la hora perfecta para sumergirnos en la ciudad roja. Nuestra primera casa en Marrakech fue Ryad Dyor, al norte  de la Medina, dentro de la muralla.

Para mimetizarme con el ambiente elegí un conjunto de color tierra de Oysho. Desde el momento en el que lo vi en la web sabía que se tenía que venir conmigo a Marrakech. El pantalón, fluido y con una mega abertura lateral, es la prenda más cómoda del mundo. En los pies llevo mis sandalias favoritas del verano pasado: mis Nomadic State of Mind. Llevé otras sandalias diferentes en la maleta para alternar, pero al final solo me puse las Nomadic. Si el verano pasado os quedásteis con ganas de una, os las recomiendo muchísimo.

¡Y hasta aquí la primera toma de contacto con Marrakech! ¡Mañana os cuento más detalles y tips del viaje! ¡Besos y muchas gracias por vuestras visitas y comentarios!

 

Top Oysho

Pantalones/Pants Oysho

Sandalias/Sandals Nomadic State of Mind

Collar/Necklace Basics by Luamarta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *